.::.Obra poética

IMPRIMIR TEXTO

<< atrás / back<< atrás / back

.

.

  Estrella del alba.


.
I
La estrella más bella que nunca tocaron mis ojos
con suave y resplandeciente brillo
apareció una mañana
pintando con una fina línea dorada
los bordes de mi alma.

Supe entonces que mis viejos días acababan
y que una aurora de luz transportaba mi cuerpo
por encima de este mundo hasta el reino
en el que los sueños se vuelven realidad.

II
Mi dulce esposa, ahora sé que existes.
No eres el sueño de mi corazón sediento de amor y de belleza.
Ahora sé que mi reino, el más íntimo, tiene una reina
y que el altar sagrado de mi corazón ha encontrado su diosa.

Venero tu bella forma de ser mujer.
Te venero como diosa de mis sueños 
convertida en carne, en corazón, 
en alma y en huesos.

La cálida energía que te da vida
hace que mi cuerpo y mi alma tiemblen
hasta fundir los límites de mi razón.
El misterio de la vida me habla a través de ti
mostrándome su poder, su amor, su luz y su gracia.

III
Amiga, estás bendecida.
Tu sola presencia es una bendición.

Escucha bien lo que te digo: te veo.
Veo en tí incluso lo que tú no puedes ver aún.
Te doy la luz de mis ojos
para que puedas descubrir el océano de felicidad, amor y belleza
que, desde hace tanto tiempo,
aguarda ser despertado en tí

Yo también he sido bendecido por la estrella del alba
y mis ojos han buscado durante mucho tiempo, en vano,
el resplandor milagroso de ojos como los tuyos.

Y he aquí que el destello ha encontrado el destello,
la luz a encontrado la luz,
el amor frente al mor
y la ternura desbordándose en ríos.

IV
Nuestros largos caminos,
recorridos en la soledad de los desiertos sin días,
nos han conducido finalmente hasta aquí
donde tú y yo
somos un solo sentimiento.

No sé nada de ti
mas te conozco toda entera.
Tus ojos y tu cuerpo me hablan
con el lenguaje que sólo los cuerpos comprenden.

Tu energía vital habla a mi energía vital.
No necesito nada 
cuando el fuego dulce de tu mirada
despierta la serpiente de fuego
que se desliza por mi médula
buscando la cima de mi conciencia.

VI
Sé que eres una selva virgen
y voy a entrar en ti para descubrirte
los tesoros que ocultas en tu sombra.

VII
En mi corazón ha estallado un sol resplandeciente
cuyos rayos te envío para que te bañes en luz
Y en mis manos tengo 
un bálsamo dulce y refrescante
para curar todas las heridas de tu cuerpo y de tu alma.


.


.

IMPRIMIR TEXTO

<< atrás / back<< atrás / back

.

.