.::.Artículos periodísticos

IMPRIMIR TEXTO

<< atrás / back<< atrás / back

.

.

  Enganchados a la Seguridad Social.

       La Seguridad Social es la mayor organización dedicada al tráfico de drogas en España. Drogas legales, claro. Los laboratorios farmacéuticos son los grandes proveedores y los farmacéuticos los "camellos" que las venden al por  menor. Las consultas médicas se han convertido en modernos confesionarios donde cada cual va a confesar su dolor y a obtener el perdón del médico-confesor en forma de receta  médica. Todo ello de manera muy aséptica, legal y con iva.

       Resultado de esta situación es una población de hipocondríacos enganchados a  la redención química, a cargo de los fondos del Estado.

       ¿Es absolutamente necesario que la Seguridad Social gaste cada año miles de millones en medicamentos con el objetivo de salvaguardar la salud de la población? Esta claro que no. Pero la industria farmacéutica, e incluso la opinión pública, presiona con fuerza para que así siga siendo. Está claro cuáles son los intereses de la industria farmacéutica, pero porqué la gente consume tantos medicamentos. Desde mi punto de vista existe una proporción inversa entre el nivel de felicidad y el consumo de medicamentos, según la cual a mayor nivel de felicidad, menor consumo de medicamentos.

       Deberíamos saber que la frustración sexual, emocional, familiar o laboral, la soledad, la falta de amor, la incomunicación, los trastornos psíquicos y corporales producidos por el paro en el parado y en su entorno, el aislamiento de nuestros ancianos, etc. no se curan con  medicamentos. Los médicos lo saben, los laboratorios farmacéuticos lo saben, los gestores de la Seguridad Social lo saben, los farmacéuticos lo saben.  Si no queremos encontrarnos con  una población narcotizada, debemos solucionar las causas profundas de esta adicción colectiva. Pero ¿quién le pone el cascabel al gato? ¿Cómo aumentar el nivel de felicidad y la satisfacción general de nuestra gente de forma que no se necesite recurrir regularmente a las drogas, ya sean legales o ilegales? Esta es la cuestión. Mientras no se resuelva, a seguir drogándose. Eso sí, con la garantía del Estado.

Dokushô Villalba

.

IMPRIMIR TEXTO

<< atrás / back<< atrás / back

.

.